Temas de interés

Lamentaciones 3

Digo, pues: “Se me acabaron las fuerzas, Y mi esperanza que venía del Señor.” Acuérdate de mi aflicción y de mi vagar,  Del ajenjo y de la amargura. Ciertamente mi alma lo recuerda  Y se abate mi alma dentro de mí. Esto traigo a mi corazón, Por esto tengo esperanza:  Que las misericordias del Señor jamás terminan, Pues nunca fallan Sus bondades; Son nuevas cada mañana; ¡Grande es Tu fidelidad! “El Señor es mi porción,” dice mi alma, “por tanto en El espero.”  (La 3:18–24)

La carta a los Romanos

Romanos es el libro más sistemático y lógico del Apóstol Pablo. La carta fue afectada por circunstancias en Roma, por

El libro de Apocalipsis

Apocalipsis es ciertamente diferente de los otros libros del Nuevo Testamento. Es también muy diferente de cualquier tipo de escrito

¿A Quién Debemos Servir?

  17 lecciones acerca de la carne y el Espíritu. Tenemos estas cinco razones por las cuales debemos andar en

Ashraf DEVSuper AkhtarTAIBA Creations